5 abr. 2010

tarta patines

Como nunca es tarde para aprender nuevas cosas, en Septiembre del 2008 se me dio por apuntarme a un curso de iniciación al patinaje para adultos que daban en el ayuntamiento donde vivo, el grupo ya había empezado en verano y mi madre que ya estaba intentando ir sobre ruedas... quería hacerle una tarta al monitor por su cumple, así que me pidió que le hiciera unos patines para decorar la tarta... Sólo tengo esta foto porque mi cámara estaba en el taller de reparaciones...


Pos nada muuuuchas gracias a Fernando por la paciencia que tiene para enseñarnos, porque a veces los mayores somos peor que los niños, je,je. Y a todos los compañer@s de patín que sois toooodos increíbles, y me han animado mucho en esta aventura tartera, cuando hice estos patines ni me hubiera imaginado que iba a estar escribiendo esto en mi blog de tartas, gracias a tod@s!!!!!!
Y os animo a hacer todas esas actividades que siempre quisisteis practicar, nunca es tarde para probar... no os quedéis con las ganas...

4 comentarios:

marta dijo...

Aquí está la culpable de que todas nos quedaramos impresionadas y te animasemos a seguir!! Creo que sólo era una pequeñísima muestra de lo que iba a venir... y lo estás demostrando día a día. No dejes de sorprendernos!!! Son todas geniales!!!

amparo dijo...

Preciosa!!!!! No les falta ni un detalle.... y a esa escala no es nada fácil... Eres una artista de las miniaturas!!!!
No dejes nuuunca de aprender cosas nuevas....!!!!!
Besiños

Belén dijo...

Seguro que Fernando tiene que tener una paciencia infinita para enseñarnos, pero tú, para hacer estas maravillas tampoco te quedas corta...Por cierto, voy a tener que pasar de ver tu blog porque siempre que le echo una ojeada me entran unas ganas de dulce...me voy a comer un trozo de rosca...Abur!!!

tiavero12 dijo...

Hola Marta, muuuchas gracias a vosotros por haberme liado la cabeza para que me pusiera más en serio con ello, todavía no me creo las tartitas que estoy haciendo...
Hola Amparo, pos sí que eran bien pequeños, pero para algo tenía que valer tener manos pequeñitas, je,je.
Hola Belén pos na de paciencia voy sobrada... aunque ya se me está acabando de esperar por ese café con croissants... je,je
Besiños pa tos